A mi abuelo

Nadie espera encontrarse con un muerto en vida.  Pero al verte no ha sido miedo lo sentido, sino tristeza de ver otra puerta entreabierta por la que tampoco me atreví a pasar.  Ahora es tarde, no eres mas que un recuerdo, como mis montañas, que he dejado abandonadas en el pasado.

Decido no castigarme por mi ignorancia y resuelvo de hoy en adelante nombrarte con azúcar en los labios, entrelazando los fragmentos de tu presencia en mi vida.

—————————————————————–

¿Te acuerdas cuando trataste de enseñarme Solfeo? Yo sólo quería tocar la guitarra y tu querías que yo aprendiese algo más valioso.  Y así pasamos tus vacaciones en España,  oyendo tu radio portátil y paseando por la ciudad.  Pero sin saberlo, me enseñaste que todo es posible cuando aprendiste a tocar el piano de viejo. 

Gracias.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s